Relatos Cyberpunk.

12th Abril 2014

publicación de Foto reblogueada desde circuitslave con 634 notas

text-mode:

The oldest torrent alive is an ASCII-conversion of the Matrix from 10 years ago. More
(via nerdcore)
 

text-mode:

The oldest torrent alive is an ASCII-conversion of the Matrix from 10 years ago. More

(via nerdcore)

 

Fuente: nerdcore

16th Diciembre 2013

Audio

Etiquetas: SoundCloudKevin MöweAggrotech

Fuente: SoundCloud / Kevin Möwe

8th Diciembre 2013

publicación de Audio reblogueada desde Timber Maniacs con 2 117 notas - Reproducido 20 967 veces

Duvet (1997)
by Boa
Serial Experiments Lain Opening

Etiquetas: serial experiments lainopening

Fuente: anime-no-gazou

6th Diciembre 2013

publicación de Foto reblogueada desde The sky above the port was the color of television con 27 912 notas

Etiquetas: catcyberpunkstyleawesome

Fuente: largecoin

10th Noviembre 2013

Audio con 1 nota

I do not own this track, affiliated artwork, or rights to its distribution; these are property of the respective artist/s and labels.

Etiquetas: SoundCloudEbrahim Umar-KhitabAnime SoundtrackakiracyberpunkGeinoh Yamashirogumi

Fuente: SoundCloud / Ebrahim Umar-Khitab

10th Noviembre 2013

Publicación con 5 notas

Espera finalizada

Los neones estaban apagados, el callejón a oscuras era un buen escondite, a dos manzanas del edificio de Silware, podía pasar desapercibido, con la motocicleta parada. Estaba montado en el cómodo asiento, esperando la señal de Zero. Alrededor mio, habian cubos de basura, algunos llenos y otros tumbados, con el contenido esparcido, la pared estaba llena de grafittis, destacaban algunos que brillaban en la oscuridad, y clamaban un dibujo tribal, seguramente fuera alguna banda de punks pandilleros. Entre cajas dormían algunos indigentes, y un par de yonkis disfrutaban de su nueva droga virtual, con los cascos de conexión cerebral.

Existían muchas de estas drogas, la que yo había probado te inundaba de imágenes el cerebro, mientras te inyectaba sustancias calmantes, y monitoreaba tu pensamiento, mostrándote formas absurdas que solo cobraban sentido en tu cabeza.

Unas luces fugaces al final del callejón, interrumpieron mis cavilaciones, era un coche, pero la luz momentánea que invadió la estrecha calle me devolvió al mundo real. ¿Como le iría la misión a Zero? Una vez conseguida la info, tendría que ir a recogerla, pero hacia rato que no escuchaba comunicación por radio, y ahora no quería romper el silencio. No fuera a ser que en un momento de tensión mi voz hiciera saltar los nervios de Zero.

  • - Ey Radek.- 1r30s me contactó por canal privado.- ¡parece que Zero está en peligro!. ¡Vuela a la puerta principal, estoy oyendo disparos!.
  • - Ya voy,idiota.

El nerviosismo en la voz de 1r30s fue notable, algo había salido mal, y los disparos eran una clara evidencia de que íbamos a tener otra vez un paseo movidito. Eso me arrancó una sonrisa. Nunca me cansaré de correr.

Pulsé el botón del manillar, los neones de los indicadores iluminaron mi cara, el casco detectó el arranque del motor y la visera descendió, protegiendo mi cara, y proyectando en el cristal los medidores y todo el menú que necesitaba, y que había personalizado yo mismo a mi propio estilo de conducción.

Apreté el acelerador, girando la muñeca, avanzando hacia la calle e inclinando la moto para girar incorporándome así a la carretera inundada de luces de neón de los edificios contiguos.

Cuando me estaba acercando a la puerta del edificio de Silware, escuché saltar las alarmas, de la nada empezaron a salir gorilas armados y embutidos en trajes de kevlar, dispuestos al tiroteo inminente. Me acerqué con cuidado, pero no pude evitar miradas indiscretas de los matones de la corporación. En un segundo ese pasó a ser el menor de mis problemas, se me visualizo un mapa en el casco, la posición de Zero, estaba en la tercera planta, corriendo por un pasillo hacia mi.

Di un giro brusco, montando la motocicleta en el acerado, subiendo las escaleras de la entrada, castigando la suspensión de mi vehículo con golpes secos contra la esquina de cada escalón. Los matones ya estaban apuntándome, algunos, de gatillo fácil, no esperaron mi respuesta, y abrieron fuego, las chapas de la moto se agujerearon, pero por suerte el monitor no mostraba daños importantes. Di un giro, deteniendo la moto ante la entrada, rezando por que Zero no tardara en llegar, al detenerme todas los disparos se hicieron mas precisos. La moto sufrió algunos daños, pero lo que mas dolía eran los disparos que me golpeaban la pierna y el costado izquierdo como si fueran pelotas de hierro.

  • - ¡Jodeeeeeeeeeeeeer!! - la rabia me obligaba a gritar para aguantar el dolor.

De pronto la ventana del tercer piso estalló y algo cayó a plomo junto a mi. Pesaba mucho, el suelo retumbó. Justo aterrizó entre mis agresores y yo, bloqueando algunos de los disparos que tarde o temprano acabarían atravesando mi traje, y posterior mente mi piel, llevándome a una muerte casi asegurada. Alcé las cejas al percatarme, con algo de retraso de que quien había caído junto a mi era Zero y que a pesar de los balazos que estaba recibiendo, ni se quejaba. Putos implantes.

Se subió a la moto y como un rayo, salimos corriendo, saltando por encima de los escalones que había subido, golpeando nuevamente de forma dura la suspensión de mi vehículo. Viré en varias esquinas evitando que nos siguieran con facilidad, pero la moto no rendía como siempre, llevaba mi peso, y el de Zero, la había castigado mucho, y las balas la habían hecho algunos estragos que se hacían mas notables ahora que la moto estaba en movimiento.

Y cuando alcanzábamos una salida hacia una autopista, que se mostraba solitaria y poco iluminada, pero para nada hostil. Una última sorpresa. Vi un flash de luz de una de las farolas, distorsionado, en medio de la carretera. No supe reaccionar, choqué con algo, algo que no se movió, como si hubiera golpeado una pared, y salí despedido hacia delante, dando vueltas en el suelo, perdiendo por completo el norte, ya no sabia que era arriba y que era abajo, el golpe no fue tan doloroso, gracias al traje.

Lo doloroso fue ver mi moto destrozada, siniestro total, pero… ¿que era contra lo que había chocado? El golpe de la moto desactivó el camuflaje óptico de una figura femenina, que vestía un neo-traje militar, un puñetero cyberninja había destrozado mi moto.

Etiquetas: relatorelatoscyberpunkzeroRadekmotocyberninjatiroteocyberninjacyber ninjacyborgcorporacion

5th Septiembre 2013

Publicación con 4 notas

Un trabajo cualquiera

Esta era la información que tenia: La empresa Silware Inc. Se dedicaba a la creación de órganos sintéticos que sustituían a los órganos originales, lo cual eliminaba la necesidad de donantes en las operaciones. Él problema de esos implantes es que tenían una vida útil muy corta, cosa que no era anunciada en ningún medio de información. Silware se había hecho un hueco entre las empresas mas importantes de N-City rápidamente, y ahora habían empezado a exportar. Todo lo que necesitaba hacer era infiltrarme en las oficinas del edificio central de Silware, enterarme de quien tenia la “info” de las exportaciones, y conectar un dispositivo de 1r30s a la red de uno de esos ordenadores, para robar, esa información.

Los implantes que se pudrían tenían que ser rápidamente reemplazados o en muchos casos a los enfermos les podía provocar la muerte. Eso creaba clientes continuos para Silware, no habría problema si ellos avisaran de la necesidad de renovación antes de implantar los órganos artificiales y el cliente diera el consentimiento. Pero ellos se excusaban diciendo que el cliente había forzado el órgano cuando se trataba de un hígado o de un riñón. Era una forma de sangrar el dinero de sus clientes mientras estuvieran vivos, y evidentemente a Silware no le interesaba en absoluto extender la vida útil de sus órganos.

  • ¿Que tal te va, Zero? - Dijo 1r30s a través de un comunicador instalado dentro de mi oído.
  • Bien… ya voy a entrar.
  • Está bien, entonces vamos a suplantar la identidad de…- tecleó aunque no lo oí. - Margaret Stuvkn.

Llevaba un traje de oficina y eso fue suficiente para los guardias de la entrada principal. Una vez dentro, busqué sin detenerme un ascensor hacia las clínicas. Pero me paró un guardia justo cuando iba a entrar, me puse nerviosa.

  •  ¿Donde vas? - Me dijo.
  •  … - tragué saliva. - He de hablar con…- El guardia empezaba a notarme nerviosa. Pero 1r30s me chivó el nombre. - Henry Sigmail. 
  •  Ah… pues…. este ascensor lleva a la zona de espera de visitas. Coge aquel otro.- Me señaló con la cabeza un ascensor mas concurrido.
  •  Gracias.- Sonreí al guardia y me di media vuelta dirigiéndome donde me había mostrado.

Una vez llegué a la zona de oficinas 1r30s me mandó un mapa desactualizado de planta, indicándome donde se encontraba el despacho de Henry. No era difícil pasar como una más. Había mucha gente trabajando y para mi suerte, el despacho de Henry estaba separado.

  •  El jefe es un puto vago de mierda- dijo uno de los trabajadores, conversando con un compañero que tenia en frente, delante de un ordenador.- lleva toda la mañana fuera y ahora que vuelve, se va a por un café. ¡Que cara mas dura!.
  •  Eso digo yo… pero mientras me sigan pagando mi sueldo, que le den por culo al jefe…

La conversación me tranquilizó, tanto a mi como a 1r30s. Alcancé la puerta del despacho de Henry, tenia una cerradura electrónica, pero ya habíamos previsto algo así. Pasé una tarjeta llave, vacía que copió el algoritmo de la cerradura y se lo mandó directamente a 1r30s. Para la cerradura, no era mas que una tarjeta invalida.

Esperé nerviosa mientras la tarjeta se actualizaba con los datos que 1r30s mandaba a través de mi dispositivo de conexión. Cuando los datos terminaron de cargarse, abrí el despacho y entré cerrando la puerta detrás. No podían verme desde fuera. Ja!… Henry debía tener mucha prisa por tomar aquel café ya que el ordenador estaba iniciado con la sesión activa y la pagina de Youtube abierta, una antigua web de vídeos. Conecté el dispositivo de hacking de 1r30s y solo tuve que esperar a las nuevas instrucciones.

Etiquetas: relatorelatoscyberpunkhackeozero1R30Sdispositivoempresa